Cómo arreglar el radiador de vuestra casa

Si vuestro radiador está descompuesto o tiene una fuga, y se acerca el invierno, llegasteis al sitio correcto, chaval. Ya que hoy en fontaneria San Sebastian de los Reyes os enseñaremos a cómo reparar el radiador de vuestra casa y estés preparado para enfrentar el frío invierno, ahorrando plata en el proceso.

 

El primer paso es identificar la causa de la fuga del radiador, ya que ésta es la causa más frecuente de averías en los radiadores con el pasar del tiempo y del uso. Los sitios más usuales donde generalmente se producen las fugas son las juntas, ya que se pueden oxidar y deteriorar con el tiempo.

 

Reparar estas juntas es muy sencillo, primero debéis comprar un poco de masilla reparadora, disponible en cualquier ferretería. Una vez que identifiquéis el sitio de la fuga, tenéis que tomar un poco masilla con tus manos y moldearla para que adquiera la forma ideal en la tubería y presionarla bien para que se adhiera bien al sitio de la fuga.

 

Luego tenéis que esperar que se endurezca la masilla. Por último tenéis que pulir y lijar un poco la masilla para que tome la forma original de la tubería. Podéis utilizar un esmalte anticalórico del mismo color que el radiador para darle ese acabado profesional y dure más tiempo el mantenimiento.

Mantenimiento adecuado del radiador

 

Si no queréis que tu radiador se descomponga a cada rato, será mejor que le déis mantenimiento por lo menos dos veces al mes para que esté a punto para el invierno. Tenéis que ocuparos de limpiar siempre el exterior. En las ferreterías tienen productos especializados en limpiar radiadores que puedes comprar. También podéis pintarles con una capa de pintura para que siempre tengan un aspecto presentable.

 

Si vuestro radiador no calienta de manera uniforme, puede que el problema esté en el interior, específicamente una burbuja de aire o residuos de óxidos acumulados que no permiten el flujo de agua. Para solucionar esto, sólo debéis ubicar el tornillo de purga que se encuentra a un costado de radiador y aflojarlo un poco con ayuda de un destornillador. Afloja hasta que veáis un poco de agua salir y deja que corra hasta que salga el aire o los residuos de óxido.

 

Para terminar, no olvidéis de rellenar el circuito con agua para que vuelva a calentar de manera eficiente.

 

Como veréis realizar el mantenimiento y estas sencillas reparaciones no son muy complejas que hasta vosotros mismos podéis hacerlas. Si necesitáis de profesionales disponibles que puedan reparar vuestras averías y otros problemas de fontanería, os invitamos a que nos escribáis a través de nuestras redes sociales y a que nos dejéis comentarios con vuestras dudas y preguntas, que os las contestaremos lo más rápido y mejor posible.